Las dietas milagro, son uno de los mayores enemigos de los que queremos adelgazar. Rápidamente, he despejado la duda sobre su efectividad :). Pero vamos a centrarnos más, en explicar cuáles son las razones por las que no funcionan.

Las dietas milagro, se basan en métodos extremos, tratando de venderte un innovador método. Buscan más el reclamo, que estar correctamente equilibrada.

Por norma general, buscan algo que llame la atención. Es decir, se centran o en un alimento milagroso, o en un sistema increíblemente ingenioso que nos hará adelgazar a la velocidad de la centella. Pero lo cierto, es que aunque a corto plazo pueda funcionar, luego se hunden.

Un ejemplo, lo tenemos con la dieta de la piña, o la dieta del pepino. Se centran en hacernos comer una gran cantidad de estos alimentos, rebajando el resto de calorías. Vamos, un despropósito.

Fundamentos de las dietas milagro

dietas-milagro

Las dietas milagro, buscan rápidos resultados con un potente reclamo. Suelen despertar la curiosidad con titulares estilo “adelgaza 10 kilos en un mes” o similares. Quieren atrapar al mayor número de personas que se encuentran desesperadas por perder peso. O aquellas que no tienen unos conocimientos lo suficientemente profundos para desenmascarar tales patrañas.

Pero, aunque las dietas milagros al principio, puedan hacernos perder peso, luego provocarán que consigamos lo contrario. Los resultados se consiguen por las pocas calorías que tienen, y nada más. Pero la estructura de las mismas, suele ser bastante mala.

Las razones, son básicas. No se suelen cuidar los porcentajes de los nutrientes, ni el efecto de la glucosa en el cuerpo, ni llevan un programa por etapas. Dan una serie de procedimientos fáciles y sencillos, que todo el mundo pueda seguir. Pero son una auténtica patraña.

Tras la primera pérdida de peso, rebotaremos como un muelle. ¿Por qué? el cuerpo, cuando lleva tiempo siguiendo un régimen estricto y mal equilibrado empieza a desregularse hormonalmente. Se comienza a segregar más cortisol, lo que provoca que nos entren unos ataques de ansiedad bestiales. ¿Os suenan?

Y no sólo nos harán ganar más peso del original. Sino, que perderemos masa muscular y ganaremos grasa en el proceso. Cuando perdemos peso de mala manera, sin tomar las grasas y proteínas adecuadas, perdemos mucho músculo. Y aunque se gana parte cuando rebotamos de peso, no se suelen recuperar los niveles anteriores.

Por lo que, seremos una versión menos musculada y más grasa de la anterior. Y ya no es únicamente la cuestión funcional la que nos deba preocupar aquí, sino que es que nuestro cuerpo se vuelve menos eficiente quemando grasa. El músculo, necesita más calorías para mantenerse, por lo que nuestro metabolismo basal será más elevado.

Conclusiones

dietas-milagro-mala-alimentacion

Perder peso, requiere de aprender a comer bien. Seguir un plan de alimentación que sea sostenible a largo plazo. No tiene ningún sentido estar a dieta cada 2 meses, y volver a recuperar lo perdido.

Tened claro, que si vamos a intentar seguir una dieta milagro, estamos condenados al fracaso. Por lo tanto, mucho cuidado con lo que seguís, que sin saberlo podéis estar entrando en la boca del lobo.

Publicado por Juanma

Amante del deporte de fuerza y del entrenamiento funcional en general.

Únete a la conversación